Cada mamá es única

 

Cada mamá es un mundo, con muchas cosas en común, pero con características diferentes que las hacen únicas e irrepetibles ante los ojos de sus hijos. No son los logros profesionales, ni el tiempo que estuvo en la casa, ni las fiestas que le hizo, mucho menos los regalos que le dieron, los recuerdos que permanecen en la mente de cada hijo. Son cosas sencillas, muchas veces sin importancia, las que permanecen: risas compartidas, abrazos espontáneos, caricias no pedidas, paseos improvisados, días sin reglas, celebraciones sin razón y muchos otros momentos de la cotidianidad.

De mi mamá siempre he admirado su incondicionalidad, su determinación, fortaleza y capacidad de convertir cualquier lugar en un hogar. Ella tiene un aroma único, una alegría contagiable y una manera de simplificar la vida envidiable. Tiene claro que lo que piensen los demás de ella es problema de ellos; que la moda solo aplica si es cómoda y funcional; que la vida es para disfrutarla hoy; que su prioridad son sus hijos; que el celular puede acortar distancias pero que separa a los que están en el mismo lugar. La recuerdo cocinando un sábado en la noche, arreglándome el pelo para salir un domingo, haciendo clase de aeróbicos en los 90 y para arriba y para abajo con nosotros, pues no importaba donde estuviera, sus hijos siempre íbamos a poder estar ahí a su lado.

De mi abuela recuerdo su paz, su tranquilidad y ternura. Una mujer llena de historias tristes pero con finales felices, de una vida de luchas y logros, de una sonrisa y un corazón inmenso. No podían faltarle el periódico, un libro y un dulce de café en la cartera. Los días y noches junto a ella eran los más felices, no habían reglas, ni horarios, todo era posible. Me quedo con su amor por los libros, el sonido tranquilizador del pasar de las páginas cuando me leía un cuento, el olor a tinto, el humor de Benny Hill, las películas de Cantinflas y su entereza.

De mi suegra he aprendido que la culpa no te lleva a ninguna parte, que asumir los errores cometidos y cambiar la actitud  pueden ser y hacer la diferencia en la vida de todos. Que tenemos que cuestionarnos, no tragar entero y hablar de tú a tú con los hijos. Que la mejor época de la vida es cuando no nos preocupamos por tener sino por ser, cuando dedicamos tiempo a leer y a inventar nuevos juegos y cuentos para los nietos.

De cada mamá aprendo una cosa nueva. Entiendo que la pelea es de cada una, con sus miedos, ideas, prejuicios y creencias. Ser mamá implica sacrificios pero también tiene sus recompensas y aunque más de una vez queramos salir corriendo y dejar todo tirado hay otras soluciones que hacen más sentido como “sonríe, hazte la güevona y ve por un trago” como dice Ana María Medina en su blog.

Por el momento quiero que mis hijos me recuerden por ser una mamá presente y amorosa, que los respeta y acompaña en sus procesos y decisiones. Una mamá humana, con días buenos y malos, con sentimientos y necesidades que van más allá de ellos. Una mujer con vida propia, capaz de seguir sus sueños y desarrollarse en varias facetas sin dejarlos de lado. Quiero ser la mamá que con un beso y un abrazo sane cualquier corazón roto, que pueda jugar carritos y crear casitas con una sabana y un par de palos. Que sepan que no soy perfecta pero que los amo como nadie, que seguro algún trauma les dejaré pero que eso no es razón para que dejen de brillar con luz propia.

Gracias a todas las mujeres que nos han enseñado sin palabras a ser mamás. Que nos han hecho sentir el amor, la incondicionalidad, la ternura, la sabiduría de una madre con un abrazo. Felicitaciones a todas, pues cada una de nosotras hace la diferencia en su hogar y en los días de sus hijos, no hay que esperar a mayo para celebrar, no necesitamos fiestas, regalos, premios ni nada por el estilo, al final esto no es un trabajo sino un privilegio.

 

  

Comments 12

    1. Post
      Author
    1. Post
      Author
  1. A la mamá que escribe, al la mamá de esa mamá, a esa suegra (que viene siendo Mi Mamá) y a todas las mamas, las ADMIRO.

    1. Post
      Author
  2. Me fascino! Mi favorito! Tenes los mejores ejemplos al lado y algun dia alguien tendra eso y mucho mas que decir de vos! 😘😘😘

    1. Post
      Author
  3. Maria esta hermoso, al reflexionar como una de tantas mamas, me doy cuenta que ademas que somos mamas unicas tambien tenemos hijos unicos con amores unicos, cada hijo te ve con distintos ojos y te ama de diferente manera, sin embargo para nosotras LAS MADRES siempre hay un comun denominador en nuestros corazones que es el amor y la incondicionalidad para cada uno de los hijos , la lucha y el deseo por hacer de ellos las mejores personas capaces de encontrar la anhelada paz y felicidad enfrentando con sabiduria y responsabilidad cada etapa de su vida,

    Gracias por ser una hija y madre maravillosa, por estar siempre ahi para todos tus seres queridos : )))
    Siempre mis mejores deseos,

    Alba

    1. Post
      Author
    1. Post
      Author

Leave a Reply