¡Me castigó la lengua!

img_0912

Que alce la mano la primera mamá a la que no la haya castigado la lengua y que no le haya tocado tragarse sus palabras. La maternidad es un tema del que tenemos mucho que decir, cada mamá se pelea por contar su historia, mostrar sus fotos y dar a conocer sus victorias. Y aunque hemos mejorado, hablar de nuestras batallas y derrotas sigue siendo un reto y una de esas cosas para poner en la lista de “miedos por superar”. Para mi son parte del paquete, ser mamás es una aventura para la que no nos preparamos {por lo menos no del todo}, por muchos libros, videos y especialistas que hayamos visitado. Para ser mamá se necesita querer serlo, estar dispuesta a cuestionarse todo lo que hasta la fecha se tenía como cierto, tolerancia al fracaso y un alto grado de adaptabilidad para no morir en el intento. Y esto no se aprenda solo leyéndolo.

La vida de las mujeres que decidimos ser mamás se divide en dos: antes y después de tener hijos. No solo por lo obvio: una personita más que cuidar, libras de más, noches sin dormir, hormonas alborotadas, tolerancia en cero, entre muchas otras, sino también por como hablamos del tema. Y es que definitivamente la ignorancia es atrevida, y mucho. Antes de ser mamás podemos hablar de lo educados, inteligentes y obedientes que van a ser nuestros hijos, de cómo se van a comportar y como vamos a manejar la situación, de lo saludable y sano que les vamos a cocinar, y de la familia feliz y perfecta que vamos a tener. Después de tener los hijos la realidad es otra, casi todas entendemos y aceptamos que esto no era como decían ni como se veía en las películas, que los autores de los libros que leímos nunca conocieron hijos como los nuestros y que definitivamente para ser mamá no hay manual.

Y como yo no soy la excepción, a mi también me castigó la lengua en más de una ocasión, aunque aclaro que me encantan estos castigos, que los disfruto y me río {aunque no siempre}. Los dejo entonces con mis 5 frases célebres de antes de ser mamá y que después la vida se encargó de mostrarme {y restregarme en la cara} lo equivocada que estaba.

Top 5 #mecastigolalengua:
  1. Los hijos deben adaptarse a la vida de los papás – Tres años después seguimos coordinando las salidas de acuerdo a la hora de la siesta del hijo mayor, y es que si usted piensa que no hay nada peor que dejar de hacer cosas por los hijos espere a que le toque aguantarse un niño a las 4 de la tarde cansado, sensible y más activo de lo normal. ¡Me cuenta que decidió!
  1. No voy a hablar como una mamá – Pero es inevitable no usar frases de cajón que ya fueron inventadas y puestas a prueba en todo tipo de situaciones y criando todo tipo de muchachitos. Así que entre mi repertorio de frases de mamá están: “ésta es la última vez que te lo digo {generalmente me toca repetirlo 10, 20 o 30 veces más}”, “cuento hasta tres {me ha tocado empezar a contar varias veces y quedarme tildada en el dos por miedo de llegar al tres y que no haga caso y yo no saber que hacer}”, “si te comes esto te vas a poner muy fuerte {definitivamente su prioridad no es volverse fuerte}, entre otras que sospechosamente no me acuerdo.
  1. Con el segundo hijo todo es más fácil – Seguramente fui tan atrevida {y claro, ignorante} de alguna vez decirle a una mamá de dos o más niños, que el hecho de tener ya experiencia previa hacía todo más fácil. Ahí fue cuando la vida me mandó un segundo hijo que me recordó lo duros que son los primeros meses de ser mamá y que me confirmó que cada hijo es único y que calladita me veo más linda.
  1. A mis hijos no les voy a dar dulces – Esto fue posible durante el tiempo que mi hijo estuvo en la casa sin mucho contacto con otros niños y situaciones {cumpleaños para ser exactos}. Después de la torta del primer año los dulces pasaron a ser parte fundamental de la vida de esta familia. Por la mañana se oyen frases como “si desayunas, te vistes y organizas juicioso te doy un dulce antes de ir al colegio”. Culpable.
  1. No me voy a volver monotemática – Y acá estoy, pensando, hablando y escribiendo del tema. Nada más que decir.

Seguiré recibiendo mis castigos, disfrutándolos y aprendiendo que nada está escrito y que esto de ser mamá no tiene guión ni una sola manera de hacerlo bien. Por el momento me río de estos 5, pero la lista es larga y sigue creciendo con cada día que pasa. Cuéntenme a ustedes cómo y cuándo las castigó la lengua usando el hashtag #mecastigolalengua, seguro coincidimos en más de uno y nos damos apoyo moral.

Comments 18

  1. Mis hijos no van a dormir en mi cama! Para eso tienen la suya. A la fecha disfruto cuando se pasan y me abrazan, le digo al oido “Me encanta dormir contigo”.

    1. Post
      Author
  2. “Yo soy firme y no cambio de parecer: te me acuestas ya”…jajaja porque a mi no me va a cambiar una decisión…ni porque me vea con ojos de gatito, me cuente una de sus mil historias y me dé un gran abrazo…siiiii claro…solo yo me lo creo!

    1. Post
      Author
    1. Post
      Author
  3. 1. No le voy a dar CocaCola
    2. No voy a ceder cuando me quiera manipular con llanto
    3. No le voy a comprar todo lo que se le antoje
    4. No voy a ser monotematica
    5. No me voy a comer los sobraditos de su comida

    Obvio, no siempre le doy CocaCola, ni siempre le cedo a su llanto, ni le compro todo sino cositas, …
    Pero de que la lengua castiga, castiga!

    1. Post
      Author

      😂😂😂 como no comprarle este carrito azul que no tiene y no está tan caro, y está bonito {además si le digo que no la pataleta va a ser mundial}

    1. Post
      Author
    1. Post
      Author
  4. 1. No voy a dejar que mis hijos usen el iPad o vean televisión. (Hahaha es mi rescate el iPad por veces)
    2. No le voy a dar dulces
    3. No va dormir conmigo (ahora le ruego que duerma conmigo hajaha)
    Y la lista sigue mi Mari!

    1. Post
      Author
  5. Excelente artículo Maria, siempre lo pienso, o alguien me lo recuerda, porque además todo el que te conocía antes: “No y que tu bebé se iba a adaptar a tu vida”, “no y que ibas a ser firme”, “no y que iba a comer broccoli e higado” (y el mio lo que come es tequeño, arepa con queso y mac and cheese!) genial que lo compartas! Gracias

    1. Post
      Author

Leave a Reply