img_6997

Ni es lo mismo, ni es más fácil

img_6997-2Es común oír a las mujeres que son mamás de dos o más decir que con el segundo hijo todo es más fácil. Yo estaba entonces convencida que así sería. Ya tenía la experiencia de mi primer hijo, todo había salido bien, los recuerdos eran más positivos que negativos, así que estaba preparada para vivir aquellos días, agitados sí, pero llenos de felicidad también.

A los tres días de estar en el hospital ya quería irme para mi casa. Sentía que allá todo iba a ser más fácil y tranquilo. Lo que no tenía en cuenta era que llegar a la casa implicaba que no habían enfermeras 24/7, que la comida no llegaba sola a mi cama, que el silencio era cosa del pasado y que tenía que estar cuidando el bebé todo el tiempo ya que su hermanito era demasiado cariñoso y una caricia, beso o abrazo podrían matarlo de amor. A las dos horas de estar en la casa ya quería volver al hospital.

“…chorreando por arriba y por abajo…”, como dice Laura Gutman en su libro La Maternidad y el encuentro con la propia sombra; con un niño de 3 años que aún no entendía porqué nos habíamos traído a la casa a ese bebé que lloraba y se pegaba de los senos de su mamá cada que podía; con un esposo que volvía a su trabajo y su rutina del día a día; una cortada en el abdomen que, además del dolor, me impedía hacer muchas cosas; y una soledad inmensa que llena los días de las mujeres que acaban de tener un bebe; así fue mi regreso a la realidad.

Sabía que darle pecho a un bebé era duro, pero no me acordaba cuanto. Además del dolor físico, y la sangre derramada, está la falta de libertad e independencia que implica tener que pegarlo cada dos horas. A esto se le suma el no saber si el bebé quedó lleno, si estará llorando por hambre o por algún dolor. Y aunque era más fácil decir que era por hambre, trataba de buscar cualquier otra excusa antes de tenérmelo que pegar de nuevo. Por más de un mes odie alimentar, no le vi lo lindo, ni sentí lo maravilloso que algunas mujeres dicen que es, tampoco era un momento de tranquilidad y conexión, por el contrario, era toda una odisea donde los minutos se hacían eternos, y yo sudaba y gritaba de dolor cada que tenía que alimentarlo de nuevo.

Y es que si bien alimentar es la mejor opción por muchas razones, también implica muchos sacrificios por parte de la mujer. Sacrificios que muchas veces se vuelven imposibles de hacer. Entre mantener una casa medianamente organizada, cocinar, las demandas de un niño de 3 años, una licencia de maternidad en el mejor de los casos de 12 semanas, además de mantener una actitud positiva todo el tiempo, dar pecho se vuelve un lujo que no todas podemos darnos.

Y aunque sigo con el dilema de la alimentación, si estoy muy clara en que no quiero tener más hijos, que el segundo es un reto para el cual nadie nos prepara, que las mujeres que decidimos ser mamás tenemos alma de mártir, pero que definitivamente todos los sacrificios valen la pena.

Mis respetos a todas las mamás, especialmente a la mía claro está, que me alimento nueve meses e hizo más de un sacrificio. Mi admiración total para todas las que deciden alimentar a sus bebés. Y mis respetos para las mujeres que tienen claro que no nacieron para la maternidad, pues lo que menos necesitamos en este mundo son mujeres amargadas criando hijos.

Comments 2

  1. Definitivamente es una decision tenerlos y aun con todo los sacrificios, dolores y sangre no solo en los senos sino en el alma entera, esta es una etapa hermosisima si no la major y mas apacible en el arte de ser mama, no te reclaman, no te gritan, no te discuten, la segunda, tercera. cuarta………..etapas son mas complicadas educarlos para que sean personas integras lo cual incluye responsabilidad, respeto, amabilidad, cordialidad etc, etc, todo un diccionario de cualidades y virtudes que tenes que empezar a crearles desde el mismo instante de su nacimineto

    Bienvenida a este mundo maravillosa de ser mama!

  2. Yo elegi no tener hijos, decision muy personal, pero admiro y respeto a aquellas mujeres que si lo hicieron.
    Aun asi creo por lo q me ha tocado ver en las experiencias de mis hermanas y amigas, q la etapa mas facil es Cuando estan pequenos, pq tu Los controlas y tienes autoridad con ellos. No occurre lo mismo Cuando llegan a la adolescencia,Es dificil! Muy dificil, y mas hoy en dia q tiene acceso a tanta informacion, en donde la inocencia se Pierde tan rapido, y entoces se olvidan estos, ninos, Jovenes de vivir y disfrutar de cada etapa de sus vidas, y Los Padres viendo el a fan de ellos por ser adultos. Entonces vienen Las discusiones, Los enfrentamientos entre Padres e hijos, las desilusiones, y las frustraciones. No es una epoca facil Para criar hijos, pero el q ya esta en esta tarea tiene q criar seres humanos q se interesen en hablar con los demas,en socializar y comparti con los adultos y lo viejos, q Los Valores y principios reined en su formacion, que entiendan q el respecto, la admiracion se ganan, no se heredan.
    Asi Padres modernos no dejen a sustainable hijos con las baby sisters llamadas computadoras, tabletas o telefonos, dejen juguetes q Armen q rompan, que Los desarrolle y Los Hagan inteligentes y recursivos. Cuando se sienten en la Mesa hablen, se rian, y Cuando hay q castigarlos , hagalo, sin miedo, q una Palmada a tiempo te va ha librar de un drogadicto, de un irresponsable. Asi q disfruta ahora de ellos y crienlos bien Para q Cuando viejos ellos esten a lado de ustedes.

Leave a Reply